Falacias típicas que cometen los que atacan la Trinidad

Por Pablo Santomauro

Presentamos aquí una serie de falacias lógicas que arrianos como los Testigos de Jehová y otros cometen cuando atacan la doctrina de la Trinidad. Por supuesto que la lista no es exhaustiva, pero esperamos que sea de ayuda para aquellos interesados en la defensa de la fe. Trataremos de darles a ustedes una visión general de cómo refutar estos argumentos. La experiencia nos enseña que la mayoría de ellos son formulados por gente que nunca estudió lógica, filosofía, hebreo, griego, hermenéutica, historia o lingüística. Usaremos más que nada a los Testigos de Jehová, ya que son ellos los líderes en materia de atacar la Trinidad.

He aquí la lista:

1. Razonamiento Circular: Si alguien comienza con la presuposición de que la Trinidad no es verdad, y luego procede a concluir que la Trinidad no es verdad, lo que sucedió es que en la premisa aceptó como verdad lo que en principio trató de probar con la conclusión. Por ejemplo, cuando alguien le señala a un Testigo pasajes escritos por los padres apostólicos donde la Trinidad es claramente expresada, el Testigo de Jehová automáticamente piensa que lo que le muestran no es verdad porque la Trinidad no fue inventada hasta siglos más tarde (eso le enseñó la Watchtower). La reacción condicionada es ignorar la evidencia y argumentar en círculos:
> “Como la iglesia primitiva no enseñó la Trinidad, es imposible que existan referencias sobre la Trinidad en la iglesia primitiva”. > “No existen referencias sobre la Trinidad en la iglesia primitiva, por lo tanto la iglesia primitiva no creía en la Trinidad”.

Lo cierto es que sí existe una gran número de citas de los padres apostólicos en referencia a la Trinidad. El razonamiento circular de los Testigos es equivalente a la negación de la evidencia.

2. Falacias de Categoría: Siempre que escuchen preguntas u objeciones por este estilo:

“¿Si Jesús era Dios, quién sostuvo el universo por tres días cuando el estuvo muerto?” “¿Si Dios no puede ser tentado, por qué Jesús fue tentado?” “¿Si Jesús era Dios, a quién le oraba?” “¿Como puede Jesús ser Dios si no sabía cuando volvería?” “¿Cómo puede ser Jesús tenía fe en Dios si éel era Dios?” “¿Si Jesús es Dios, como pudo morir?”

Todas estas interrogantes surgen de
1) la falla de no saber distinguir entre lo que se conoce en teología como el aspecto ontológico de la Trinidad y el aspecto económico de la Trinidad,
2) no distinguir las dos naturalezas de Cristo,
3) no distinguir las tres personas en la Trinidad.

Estas fallas expresadas en preguntas se conocen con el nombre de “falacias de categoría”. En lógica se les conoce también como “preguntas sin sentido” (nonsensical questions).


Trinidad Ontológica (onto: ser // logos: el estudio de): También se le ha llamado Trinidad “trascendente”. El Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo son considerados como UNO en naturaleza, esencia o ser. Son co-iguales, co-omni, co-gloriosos, etc.
Trinidad económica: Describe al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo obrando juntos para lograr un objetivo tal como la Creación, la Providencia o la Salvación. Cuando hablamos de la Trinidad “soteriológica”, por ejemplo, estamos hablando de las tres personas actuando o funcionando juntas como UNA para traer salvación a los pecadores. También se le conoce como la Trinidad “inmanente”.

Cuando la Trinidad está obrando para lograr algo, las tres personas dividen sus roles y responsabilidades. Aquí es donde entra la subordinación. El Hijo y el Espíritu se subordinan al Padre cuando obran juntos para traer salvación.

El Padre es el que envía y el Hijo y el Espíritu son los enviados a hacer Su voluntad en la tierra. Subordinación en el contexto estructural de la Trinidad, no presenta ningún problema para los trinitarios.

El Padre es mayor que el Hijo en virtud de su rol de Enviador, mientras que Jesucristo es el Enviado. Que el Padre sea mayor en rango no implica lógicamente que sea mejor en naturaleza.

3. Argumento del “strawman” (del hombre de paja): ¿Por qué los testigos de Jehová siguen hasta el día de hoy definiendo la Trinidad como la existencia de “tres dioses”? Porque es más fácil derribar un hombre hecho de paja.
Los cristianos no creemos en tres dioses, sino en uno en cuyo ser existen tres personas. Los testigos cometen la falacia del “strawman” cuando atacan un concepto erróneo de lo que creemos.

Esta es la razón por la que siguen diciendo con referencia a Juan 1:1: “Si alguien está con una persona, no puede al mismo tiempo ser esa misma persona”. Con esto piensan ridículamente que refutan el concepto de que Jesús es Dios.

¿Acaso los trinitarios sostenemos que el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo, son una persona? ¿Acaso los trinitarios interpretamos que Juan 1:1 significa que Jesús y el Padre son “una” persona? ¡Por supuesto que no!

Entonces, ¿por qué la Watchtower desperdicia su tiempo y el tiempo de todos nosotros probando que hay un solo Dios (algo que los trinitarios sostenemos) y refutando la idea de que dos personas no pueden ser una persona (algo que los trinitarios también creemos)?

Respuesta: Porque es más fácil derrumbar un “strawman” de su propia imaginación que tratar honestamente con los argumentos trinitarios. Otra razón: Todo esa palabrería sirve para mantener en la ignorancia a su membresía, los cuales piensan que están en la verdad. También sirve para confundir a gran número de cristianos de hoy en día, quienes por lo general hacen gala de una ignorancia olímpica respecto a saber lo que creen y por qué lo creen.

Permítanme citar un ejemplo donde se cometen las dos últimas falacias mencionadas, la de “categoría” y la del “strawman”. Se trata de Juan 14:28, donde Jesucristo dice, “porque el padre es mayor que yo”. El Testigo de Jehová y los arrianos en general, siempre le van a decir: “¿Si Jesucristo es Dios, por qué dice que el Padre es mayor que él?”

La primera falacia que notamos es la de categoría, confunden las dos naturalezas de Cristo (la falacia de categoría se comete cuando se relacionan dos conceptos totalmente distintos). La segunda es la del “strawman”, mal representan lo doctrina de la Deidad de Cristo o de la Trinidad.

La segunda persona de la Trinidad tomó sobre sí una naturaleza humana, de modo que en su ser encontramos total humanidad y total deidad.

Como el Dios/Hombre, dependía del Padre para todas las cosas. Le oraba al Padre, y se sometía a Su voluntad haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz (Fil. 2:5-7).

¿Es el Padre mayor en rango y poder que usted y que yo? ¡Por supuesto! Entonces Juan 14:20 es una maravillosa prueba de la Encarnación de Jesucristo, lo cual es una doctrina Trinitaria. El pasaje es prueba de que Jesús fue totalmente humano, u “Hombre de hombres”, como dicen algunos.

La Watchtower, ya sea por ignorancia o por engaño, le da la idea a la gente que la doctrina de la Trinidad enseña que Jesús era Dios solamente. Acto seguido se dan a la tarea de encontrar pasajes en la Biblia donde Jesús es descrito y hablando o actuando como un hombre, y piensan tontamente que han refutado la Trinidad.

Una vez más, han construido un hombre de paja que no refleja para nada la doctrina de la Trinidad, y han cometido la falacia de categoría al no reconocer las dos naturalezas de Cristo.

4. Falacia o Argumento de las Presuposición Oculta: Examinemos, por ejemplo, la pregunta: ¿Quién sostuvo el universo durante los 3 días que Jesús estuvo muerto, si Jesús era Dios?
He aquí las falacias:

1. Presuposición de que la Trinidad enseña que Jesús es toda la Deidad. ¿Es esto lo que la Trinidad enseña? No.

2. Presuposición de que “muerte” significa aniquilación o extinción. Esto es la falsa doctrina del sueño del alma.

3. Presuposición de que si Jesús estuvo en estado de no-existencia por tres días, entonces toda la Deidad estuvo en estado de no-existencia por tres días. Y si Dios no existió por tres días. ¿quién controló el universo durante ese tiempo?

Las presuposiciones son erróneas, por lo tanto las conclusiones también son erróneas.

5. Argumentos de Causa Falsa: Decir que la doctrina de la Trinidad derivó de fuentes paganas, del emperador Constantino, de ciertos filósofos, etc.

Ej: Dicen los antitrinitarios que la Trinidad es de origen pagano.

Respuesta: En los últimos dos siglos los antitrinitarios, al unísono, han argumentado que la Trinidad tiene su origen en creencias paganas. Sostienen que varias nociones religiosas de culturas paganas influenciaron a los cristianos — citan a los babilonios, los egipcios, asirios, hindúes y budistas, y dicen que todos ellos tenían en su sistema de creencias tríadas de dioses que eran los primeros en rango de una serie interminable de dioses. Es cierto que estas religiones tenían triadas de dioses, pero todas estas tríadas eran constituídas por tres dioses separados, lo que es diferente a la doctrina de la Trinidad, que afirma que existe un solo Dios, pero existen 3 personas en la Deidad. La diferencia entre los conceptos es tan grande que a uno se le llama politeísmo (creencia en varios dioses) y al otro se le llama monoteísmo.

El argumento de los sectarios está basado en las arenas movedizas de dos falacias lógicas. Primero, cometen la falacia de equivocación al usar la palabra “tríada” como sinónimo de “Trinidad” (¿Debería creer usted en la Trinidad? p. 9). La palabra “Trinidad” en la teología cristiana se refiere al Dios infinito,personal y eterno existente en tres personas, Padre, Hijo y Espíritu Santo. La palabra “tríada”, usada por los arrianos, significa cualquier grupo de tres dioses o diosas paganos y finitos. No existe relación ninguna entre el Dios infinito de los cristianos y los dioses finitamente limitados de los paganos. Segundo, al pretender establecer la relación, los testigos cometen la falacia de categoría, la cual hemos visto que consiste en comparar dos cosas de diferente rango.

6. Argumentos caducos: Los antitrinitarios modernos como los Testigos de Jehová, Cristadelfianos y Unitarios Socinianos siguen usando estos argumentos profusamente porque suponen que son aún válidos. No se han dado cuenta que el surgimiento de ciencias como el análisis crítico, han invalidado estos antiguos argumentos.


El apologista sociniano Mario Olcese, quien ante su mediocridad argumentativa para refutar mis análisis de su retorcida teología, ha recurrido a la comicidad con el objetivo de burlarse de mí y en el proceso todo lo que logra es quedar en ridículo, recurre a estos argumentos caducos.

Ej: Olcese argumenta que como los humanos fuimos creados a imagen y semejanza de Dios, y somos una persona, de ahí se deduce que Dios es sólo una persona.

El argumento ha sido invalidado hace muchos años, pero en su desesperación Olcese lo saca de la galera como si fuera un golpe mortal a la Trinidad. Las palabras “imagen” (tselem) y “semejanza” (demut) en hebreo no demandan gramaticalmente una igualdad o réplica exacta del original. Son, además, términos cuyo significado es limitado por la Palabra de Dios misma. Los humanos no poseemos los atributos “omni” de Dios, ni su naturaleza divina, ni tenemos la habilidad de crear ex- nihilo. Nuestra imagen y semejanza con Dios es de carácter moral, intelectual y espiritual.

El razonamiento de Olcese es tan ilógico como el de aquellos que estiran la interpretación hasta decir que Dios tiene un cuerpo igual a nosotros. La doctrina de la Trinidad no contradice en nada el que el hombre haya sido creado a imagen y semejanza de Dios, ya que enseña que Dios es un ser, y los hombres también somos seres, independientemente de que Dios sea Un Ser multipersonal. La correspondencia entre Dios y el hombre sigue estando en pie, en virtud de la Trinidad Económica la cual describe a Padre, Hijo, y Espíritu Santo, actuando juntos en armonía total como uno solo. También se le conoce como la Trinidad Inmanente, como dijimos anteriormente.

Claro está que Olcese nunca publicó la respuesta que dejé en su blog a su gastado y pueril argumento.

7. Falacia de la evidencia selectiva o parcial – Los enemigos de la Trinidad usualmente presentan pasajes donde se describen los atributos y características humanas de Jesucristo, pero dejan de lado aquellos que presentan los atributos divinos de Jesús. La mejor forma de contrarrestar esta maniobra es llevarlos a los pasajes que hablan de la Deidad de Cristo y que ellos no pueden refutar efectivamente. Juan 5:26 es un claro ejemplo. Aquí Jesucristo reclama ser auto-existente (tener vida en sí mismo). Por lógica, un ser auto- existente debe ser eterno. La eternidad y la autoexistencia son atributos incomunicables de la Deidad, no pueden ser transferidos a un ser creado. La posición arriana encuentra aquí una de sus más vergonzosas derrotas. Estas cosas no pueden ser explicadas con sus ridículos argumentos tales como “el Padre permitió a Jesús tener vida en sí mismo”. Lo mismo sucede con los modalistas (unicitarios), quienes afirman que el Hijo no es eterno, y no tienen más remedio que salir con disparates como “Jesucristo estaba hablando desde su divinidad, o sea, el Padre viviendo dentro de él”, o “el que hablaba era el Padre.”


8. Falacia o Argumento desde el silencio – Este argumento generalmente expresa: “Como el Concilio de Nicea no declaró que el Espíritu Santo es una persona o es Dios, es obvio que la Iglesia primitiva no creía que el Espíritu Santo era una persona o era Dios (o la tercera persona de la Trinidad)”.

Este es un argumento basado en el silencio. Partiendo del silencio, todo lo que se puede probar es el silencio. Reclamar que la iglesia no creía en la deidad del Espíritu Santo porque no trató con el tema en particular, es ilógico. Sin embargo, debemos señalar que el Credo de Nicea luego de expresar la creencia en el Padre y en el Hijo, continúa diciendo “Creemos en el Espíritu Santo”. Obviamente, el Espíritu Santo fue afirmado como parte de las creencias centrales del cristianismo.Debido a que lo que motivó el llamado al concilio fue la negación de la Deidad de Cristo, la reunión no trató con el tema del Espíritu Santo. Una vez que el tema central que convino el concilio fue resuelto, más adelante en el Concilio de Constantinopla se reafirmó que la Iglesia siempre creyó y adoró al Espíritu Santo como la tercera Persona de la Santa Trinidad. <>

Extractado y adaptado de “Los Testigos de Jehová y la Trinidad (primera parte)”, de Pablo Santomauro. En la composición de este extracto, el autor se basó extensivamente: The Trinity, Evidences and Issues, Robert Morey, World Bible Publishers, Iowa Falls, IA 50126, 1996.

*Este Escrito ha sido Publicado en este blog con el Permiso del apologista Pablo Santomauro y Daniel Brito*
Fuente: http://pastordanielbrito.wordpress.com