Muere jóven testigo de Jehová, por negarse a recibir transfusion de sangre

Joshua McAuley, un estudiante de 15 años de edad murió luego de sobrevivir a un accidente de auto del cual sufrió lesiones en las piernas y el abdomen luego de chocar contra el frente de una tienda con su auto el cual estaba fuera de control y en el que se conducia a comprar golosinas. Esto ocurrió en Smetchwick, West Midlands.
Aunque Joshua sobrevivió al accidente y se mantuvo consciente, murió seis horas después luego de perder una gran cantidad de sangre y rechazar una transfusión de sangre en el hospital, alegando que era por cuestiones de su fe, Joshua era Testigo de Jehová, su familia, al igual que el, son devotos Testigos de Jehová, y por consiguiente, obedientes a la "madre organización", la Sociedad Watchtower, la cual les ha infundado la creencia de que la sangre es sagrada y las transfusiones están prohibidas por la Biblia.

A pesar de que el personal del hospital le rogó que cambiará de opinión, Joshua se negó.

Bajo la ley médica, los doctores están obligados a decidir si un niño menor de 16 años es lo suficientemente competente para aceptar o rechazar un tratamiento de este médico sin la necesidad del permiso de los padres, los doctores del hospital siguieron esta ley antes de decidir si el joven era capaz de hacer tal decisión. Aún no está claro si los padres del joven se encontraban ya en el hospital al momento.

Clive Parker, un anciano del Salón del Reino donde Joshua y su familia se congregaban dijo:

"Creo que el estaba lo suficientemente consciente después del accidente y tomó una posición sobre el asunto de la sangre. Él hizo la elección personal."

Joshua estaba por realizar su Certificado General de Educación Secundaria en la Academia Shireland, y fue a comprar dulces mientras predicaba a los residentes a las 11:15 del sábado (15 de mayo de 2010) cuando ocurrió el accidente, según informaros sus amigos.

La noticia completa ha sido publicada en los siguientes enlaces:

http://www.dailymail.co.uk/news/article-1279252/Jehovahs-Witness-15-dies-refusing-blood-following-crash.html
http://www.guardian.co.uk/uk/2010/may/18/jehovahs-witness-dies-refuse-blood-transfusion


Es triste que a estas alturas los Testigos de Jehová se dejen manipular por las "verdades" que su Cuerpo Gobernante, dice poseer de manera exclusiva:

…Esta organización funciona para el propósito de Jehová y para su alabanza. Solo para ella la sagrada palabra de Dios, la Biblia, no es un libro selladola única organización en la Tierra que entiende las "cosas profundas de Dios"la organización…nos ayuda a entender las provisiones de Dios…Además, solo esta organización se le suministra "dones en forma de hombres,"
- La Atalaya, 15 de noviembre de 1973, pág. 690.
Y aunque creen que están obedeciendo a Dios, un vistazo a las enseñanzas de esta organización, revelan todo lo contrario:

La prohibición de la sangre no se considera para los cristianos.
(The Watchtower (La Atalaya), 15 de abril de 1909, pág. 4374 en inglés.)

Incluso su propia literatura reconoce que esta prohibición es relativamente reciente:

Cuando se generalizaron las transfusiones de sangre completa, después de la II Guerra Mundial, [1945] los testigos de Jehová comprendimos que estaban en contra de la ley de Dios, y así lo seguimos creyendo.
— La Atalaya, 15 de junio de 2000, pág. 29.
Así que, ¿cómo pueden decir y creer que esta prohibición vino de Dios [el Dios de la vida] si ellos mismos reconocen que fue hasta después de la II Guerra mundial que "comprendieron que las transfusiones estaban contra la ley de Dios"? Más sin embargo, a pesar de ello seguian sin expulsar a los Testigos que recibieran una transfusión de sangre, no fue sino hasta 15 años después que se las impusieron como "requisito divino" y norma a cumplir por todos ellos:

A partir de 1961 se expulsó de las congregaciones de los testigos de Jehová a cualquiera que pasara por alto este requisito divino, aceptara transfusiones de sangre y manifestara una actitud impenitente.
Al principio, en las publicaciones de la Watch Tower no se analizaron los efectos secundarios de las transfusiones de sangre. Luego, cuando aquella información se hizo disponible, también se publicó; no como la razón por la que los testigos de Jehová rechazaban las transfusiones, sino con el propósito de fortalecer su entendimiento de la prohibición que Dios mismo había impuesto al uso de la sangre.
— Proclamadores, pág. 183-184.
Para más información descargue la presentación "Respondiendo algunas dudas", y vea los temas 4 y 5 respecto al asunto de la Sangre.
¿Hasta cuando se dejarán morir por seguir las directrices cambiantes de hombres imperfectos?