"Nueva luz" en cuanto al entendimiento de "esta generación" y la Watchtower se vuelve a contradecir a sí misma

Si usted es un ávido lector de las publicaciones de la Sociedad, seguramente ya debe ir dándo los primeros vistazos a La Atalaya del 15 de Abril de 2010, en la cual, "nueva luz" es revelada a través del autoproclamado "esclavo fiel y discreto", esta nueva luz, es respecto a lo que los Testigos de Jehová DEBEN comprender que se refiere a lo de la "generación" de la cual Jesús habló en Mateo 24:34, respecto a los acontecimientos de los últimos días. Lo primero que llama mi atención, es lo que se menciona en las páginas 9 y 10, (párrafo 12, énfasis mío):
(...) Jehová emplea su espíritu para conducir en la dirección que desea a su organizacion, la cual tiene una parte terrestre y otra celestial... En la visión de Ezequiel se representa a esta última como un carruaje que avanza imparable por los aires para cumplir el propósito divino. ¿Qué impulsa a este vehículo a tomar un rumbo u otro? El espíritu santo.
Primero dicen que Jehová emplea a su espíritu para conducir en la dirección que el estime conveniente. Y es así como el espíritu santo termina siendo el responsable de todo el vaivén de enseñanzas cambiantes y caducas. Nótese que en ningún momento asumen responsabilidad por aquellas enseñanzas que resultaron ser falsas. El artículo luego les indica que deben OBEDECER LEALMENTE estas "instrucciones":

Lógicamente, esa misma fuerza guía a la otra parte de su organización, la parte terrestre. Por eso, al obedecer lealmente las instrucciones que esta nos da, estamos avanzando al paso del carruaje de Jehová [su organización] y cooperando con su espíritu (Heb. 13:17).
Luego, como no podía faltar, se continua afianzando al lector a que acepte estas "verdades bíblicas" o "luz espiritual" (párrafo 13) citando para ello Prov. 4:18:

En tercer lugar, el espíritu santo aclara progresivamente las verdades bíblicas (Pro. 4:18). Desde hace muchas décadas, esta revista es el medio principal que utiliza "el esclavo fiel y discreto" para hacernos llegar la luz espiritual (Mat. 24:45).

Y ya con todo eso previamente "cargado" en la mente del Testigo, hacen la respectiva introducción o presentación de la nueva "verdad":

Tomemos como ejemplo la explicación sobre la "generación" que mencionó Jesús (léase Mateo 24:32-34). ¿Quiénes la componen?
Más adelante, en el párrafo 14, encontramos la respuesta:

Aunque no se puede calcular cuánto dura "esta generación", hay que tener presente un hecho: la palabra generación suele referirse a personas de distintas edades cuyas vidas se traslapan durante un período que no es demasiado largo y que tiene fin (Exo. 1:6). Entonces, ¿como debemos entender el comentario de Jesús sobre "esta generación"? Todo indica que la vida de los ungidos que estaban en la Tierra en 1914 "cuando comenzó a manifestarse la señal de la presencia" se traslaparía con la de otros ungidos que verían el inicio de la gran tribulación. Esta generación tuvo principio y también tendrá fin.

Lo más curioso de todo, es que aunque ahora dicen que "no se puede calcular cuánto dura 'esta generación", esto es precisamente lo que han estado haciendo durante décadas, fijando un período de tiempo para una "generación" (Véase La Atalaya 1 de Junio de 1997, pág. 28; ¡Despertad!, 8 de Abril de 1988, pág. 14).
Pero el punto en cuestión es el siguiente, ahora una generación se traslapa una con la otra, cuando el propio Cuerpo Gobernante (¿o debería decir que fue el espíritu santo?) había dicho que eso NO podía entenderse de esta manera, veamos:
Cuídese de la impaciencia
(...) Sin embargo, ¿pudiera extenderse la señal por muchas generaciones humanas? No. La señal se presenta durante una sola generación en particular. La misma generación que fue testigo del principio de la señal será también testigo de su culminación en “una tribulación como la cual no ha sucedido una desde el principio de la creación”. Tres historiadores, Mateo, Marcos y Lucas, registraron la seguridad que Jesús dio de esto. (Marcos 13:19, 30; Mateo 24:13, 21, 22, 34; Lucas 21:28, 32.)
Con todo, hay el peligro de que uno se impaciente. Ya han pasado 74 años desde que estalló la I Guerra Mundial en 1914. Desde el punto de vista humano esto pudiera parecer un tiempo muy largo. Pero algunos cristianos que tienen vista de águila y que vieron la I Guerra Mundial están muy vivos todavía. Su generación no ha pasado.
- La Atalaya, 15 de Octubre de 1988, pág. 4.
Esta declaración o "verdad" fue dada hace casi 22 años atrás, es decir, ahora han pasado 96 años (casi un siglo) desde que estalló la primera guerra mundial y esa generación a la que la revista se refiere, ya toda ha muerto.[1]

Es así como primero, para sustentar una postura, dan un argumento, luego, cuando esta postura caduca, el argumento (que ellos mismos habian dado) termina contradiciéndolos, funcionando como espada de Damocles, es decir, primero van en una dirección, y luego en otra totalmente opuesta, y muchas veces regresando a la primera postura tomada inicialmente, y tristemente, nadie parece notarlo pues se les siembra en la mente equivocada idea de que van avanzando en un carruaje, que representa a la organización, la cual lleva un "avance imparable".

[1] Recuerde que la postura oficial de la Sociedad durante décadas fue que "esta generación" se refería a 'Quienes recuerden los acontecimientos de 1914' (Vea el libro La Verdad que Lleva a Vida eterna, ed. 1981, pág. 95, párr. 3, publicado en 1968 en inglés; ¡Despertad!, 8 de Abril de 1969, págs. 13-14; La Atalaya, 1 de Abril de 1981, pág. 30; La Atalaya, 15 de Mayo de 1984, pág. 7. Vea también la pág. 4 de los Despertad entre 1988 y agosto de 1995) y para ello, las personas debían tener al menos 10 años (por ser optimistas) para poder ver y percibir los acontecimiento de 1914, es decir, estas personas hoy en día tendrían -como mínimo- 106 años!
Enlaces a esta entrada

Muere jóven testigo de Jehová, por negarse a recibir transfusion de sangre

Joshua McAuley, un estudiante de 15 años de edad murió luego de sobrevivir a un accidente de auto del cual sufrió lesiones en las piernas y el abdomen luego de chocar contra el frente de una tienda con su auto el cual estaba fuera de control y en el que se conducia a comprar golosinas. Esto ocurrió en Smetchwick, West Midlands.
Aunque Joshua sobrevivió al accidente y se mantuvo consciente, murió seis horas después luego de perder una gran cantidad de sangre y rechazar una transfusión de sangre en el hospital, alegando que era por cuestiones de su fe, Joshua era Testigo de Jehová, su familia, al igual que el, son devotos Testigos de Jehová, y por consiguiente, obedientes a la "madre organización", la Sociedad Watchtower, la cual les ha infundado la creencia de que la sangre es sagrada y las transfusiones están prohibidas por la Biblia.

A pesar de que el personal del hospital le rogó que cambiará de opinión, Joshua se negó.

Bajo la ley médica, los doctores están obligados a decidir si un niño menor de 16 años es lo suficientemente competente para aceptar o rechazar un tratamiento de este médico sin la necesidad del permiso de los padres, los doctores del hospital siguieron esta ley antes de decidir si el joven era capaz de hacer tal decisión. Aún no está claro si los padres del joven se encontraban ya en el hospital al momento.

Clive Parker, un anciano del Salón del Reino donde Joshua y su familia se congregaban dijo:

"Creo que el estaba lo suficientemente consciente después del accidente y tomó una posición sobre el asunto de la sangre. Él hizo la elección personal."

Joshua estaba por realizar su Certificado General de Educación Secundaria en la Academia Shireland, y fue a comprar dulces mientras predicaba a los residentes a las 11:15 del sábado (15 de mayo de 2010) cuando ocurrió el accidente, según informaros sus amigos.

La noticia completa ha sido publicada en los siguientes enlaces:

http://www.dailymail.co.uk/news/article-1279252/Jehovahs-Witness-15-dies-refusing-blood-following-crash.html
http://www.guardian.co.uk/uk/2010/may/18/jehovahs-witness-dies-refuse-blood-transfusion


Es triste que a estas alturas los Testigos de Jehová se dejen manipular por las "verdades" que su Cuerpo Gobernante, dice poseer de manera exclusiva:

…Esta organización funciona para el propósito de Jehová y para su alabanza. Solo para ella la sagrada palabra de Dios, la Biblia, no es un libro selladola única organización en la Tierra que entiende las "cosas profundas de Dios"la organización…nos ayuda a entender las provisiones de Dios…Además, solo esta organización se le suministra "dones en forma de hombres,"
- La Atalaya, 15 de noviembre de 1973, pág. 690.
Y aunque creen que están obedeciendo a Dios, un vistazo a las enseñanzas de esta organización, revelan todo lo contrario:

La prohibición de la sangre no se considera para los cristianos.
(The Watchtower (La Atalaya), 15 de abril de 1909, pág. 4374 en inglés.)

Incluso su propia literatura reconoce que esta prohibición es relativamente reciente:

Cuando se generalizaron las transfusiones de sangre completa, después de la II Guerra Mundial, [1945] los testigos de Jehová comprendimos que estaban en contra de la ley de Dios, y así lo seguimos creyendo.
— La Atalaya, 15 de junio de 2000, pág. 29.
Así que, ¿cómo pueden decir y creer que esta prohibición vino de Dios [el Dios de la vida] si ellos mismos reconocen que fue hasta después de la II Guerra mundial que "comprendieron que las transfusiones estaban contra la ley de Dios"? Más sin embargo, a pesar de ello seguian sin expulsar a los Testigos que recibieran una transfusión de sangre, no fue sino hasta 15 años después que se las impusieron como "requisito divino" y norma a cumplir por todos ellos:

A partir de 1961 se expulsó de las congregaciones de los testigos de Jehová a cualquiera que pasara por alto este requisito divino, aceptara transfusiones de sangre y manifestara una actitud impenitente.
Al principio, en las publicaciones de la Watch Tower no se analizaron los efectos secundarios de las transfusiones de sangre. Luego, cuando aquella información se hizo disponible, también se publicó; no como la razón por la que los testigos de Jehová rechazaban las transfusiones, sino con el propósito de fortalecer su entendimiento de la prohibición que Dios mismo había impuesto al uso de la sangre.
— Proclamadores, pág. 183-184.
Para más información descargue la presentación "Respondiendo algunas dudas", y vea los temas 4 y 5 respecto al asunto de la Sangre.
¿Hasta cuando se dejarán morir por seguir las directrices cambiantes de hombres imperfectos?
Enlaces a esta entrada