Tres problemas respecto a las profecías bíblicas

Si ha habido un momento en que la iglesia de nuestro Señor Jesucristo deba conocer los propósitos y planes de Dios para nuestro futuro, es ahora. Por esta razón, durante la presente semana, estaré publicando todos los días artículos y videos que tratan sobre este importantísimo tema.

Un estudio correcto de la profecía puede beneficiarnos de muchas maneras, pero debemos tener cuidado con tres áreas clave que son vitáles para la vida de quienes creemos firmemente en la Palabra de Dios.

1. El problema de la ignorancia.

Para que podamos disfrutar de una visión panorámica de las Escrituras y del conocimiento de Dios debemos tener una visión completa de la profecía. Uno de los propósitos esenciales que Dios tiene para la profecía es revelarnos qué sucederá antes de que suceda.
Y esto queda de manifiesto por el espacio que el Espíritu de Dios dedica a la profecía en su Palabra, en especial a las profecías respecto a la Segunda Venida de Jesucristo:

> Aproximadamente una cuarta parte de la Biblia era profética cuando se escribió.
> De las 333 profecías relativas a Cristo, en su primera venida, solo se cumplieron 109, las restantes 224 se cumplirán en su segunda venida.
> En el Antiguo Testamento, hay 1527 pasajes bíblicos referentes a la segunda venida.
> En el Nuevo Testamento, 330 versículos se refieren directamente a la segunda venida.
> Jesús mismo se refiere a su regreso 21 veces en las Escrituras
> Más o menos una sexta parte del Nuevo Testamento habla de la segunda venida o sus consecuencias a largo plazo

De tal manera que ignorar un porcentaje tan alto de la Palabra de Dios abre la puerta a todo tipo de falsas doctrinas y falsas esperanzas.

Los cristianos de Tesalónica (una de las primeras iglesias) estaban enojados, confundidos y preocupados porque muchos de ellos ya habían comenzado a morir y aún no habían visto la segunda venida de Cristo apareciendo en las nubes, por lo que se formulaban preguntas como ¿Qué pasará con nuestros hermanos fallecidos? ¿Y a sus seres queridos que ya habian muerto?

Pero yo quiero, hermanos míos, que estén informados respecto a los que han muerto, para que no se entristezcan como los demás hombres que no tienen esperanza (1 Tesalonisences 4:13, SyE)

Pablo, con estas palabras intentaba paliar su ignorancia, respecto al retorno de Cristo, a la resurrección de los muertos en Cristo y al arrebatamiento de la iglesia, y les dice que ciertas cosas tendrían que suceder primero, antes de que su redención comenzara.

Pablo, en un intento por consolar a los creyentes de Tesalónica, llegó al punto de confesarles o compartir con ellos un "secreto" o un "misterio" que quizás no estaba supuesto a revelar. Es por esta razón que el Apóstol, como el que comparte contigo una información la cual se supone que sea mantenida en secreto, pero que ante las circunstancias del momento, él se siente compelido a compartir con ellos, y les dice:

He aquí, les digo un misterio: no todos nosotros moriremos, pero todos nosotros seremos transformados, en un instante, como un abrir y cerrar de ojos. Cuando suene la trompeta final, los muertos resucitarán incorruptibles, y nosotros seremos transformados; (1 Corintios 15:51-52, SyE)

El estudio correcto de la profecía arroja luz sobre los falsos profetas y sus enseñanzas heréticas, eliminando nuestra ignorancia relativa a las Escrituras protegiéndonos de las herejías destructivas. Pedro nos advirtió:

... En los postreros días vendrán burladores que harán escarnio, procediendo de acuerdo a sus bajas pasiones, y dirán: "¿Dónde está la promesa de su advenimiento? Porque desde que nuestros padres murieron, todas las cosas siguen tal como estaban desde el principio de la creación". (2 Pedro 3:3-4, SyE)
En estos tiempos tan peligrosos que vivimos, la Palabra de Dios nos ofrece la seguridad y alivio que necesitamos. El estudio profundo de la profecía nos ayuda a superar la ignorancia en cuanto a lo que la Palabra de Dios nos dice, la cual constituye una barricada contra los ataques de falsos maestros y sectas que pululan por toda la cristiandad hoy en día. Cuyo principal éxito radica en aprovecharse de la ingenuidad espiritual de las personas.
Muchos "cristianos" se contentan y se enorgullecen de su "conocimiento" superficial de la Biblia, creyéndose inteligentes espiritualmente, sobre todo porque su conocimiento proviene de literatura que dice estar "basada en la Biblia". Véase (Razonamiento a partir de las Escrituras, Perspicacia, ¿Qué enseña realmente la Biblia?, Atalayas, etc.)

Procura diligentemente presentarte íntegro ante Dios, como obrero que no tiene de qué temer, que expone correctamente la palabra de verdad.
(2 Timoteo 2:15)

2. El problema de la Inactividad

Es estudio de las grandes profecías acerca de la segunda venida de Cristo, nos incitan a actuar.

Según esta cronología bíblica fidedigna seis mil años desde la creación del hombre terminarán en 1975, y el séptimo período de mil años de la historia humana comenzará en el otoño de 1975.
— Vida Eterna en libertad de los hijos de Dios, ed. 1966, pág. 29.

Este estudio no debería producir un espíritu de división o adormecimiento, sino, de dinamismo, cuyo resultado sea el servir al Señor:

Pero les ordenamos en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, hermanos míos, que se aparten de cualquier hermano que se comporte muy mal y no según las ordenanzas que recibió de nosotros, (2 Tesalonisences 3:6)

Algunos miembros de la iglesia en Tesalónica utilizaron el estudio de la profecía y la segunda venida como una ocasión para no hacer nada, abandonando sus trabajos y viviendo a costa de la iglesia, esta actitud resultó en una severa reprensión de parte del Apóstol Pablo, diciéndoles que quien no quiera trabajar, que no coma (2 Tes. 3:10).
El falso profeta de la Watchtower, no escapó de esto debido a su falsa profecía de 1975:

Hay informes de hermanos que están vendiendo sus hogares y propiedades y están haciendo planes para terminar el resto de sus días en este viejo sistema en el servicio de precursor. Ciertamente esa es una excelente manera de usar el corto tiempo que queda antes del fin de este mundo inicuo.—1 Juan 2:17.
— Nuestro Ministerio del Reino, julio de 1974, pág. 3.

Estas malas interpretaciones, y la puesta en práctica incorrecta de las verdades de la palabra de Dios han causado innumerables problemas a través de la historia. Por esta razón, es importante estar alertas antes cualquier "otra" enseñanza que nos anime a ir en contra de una enseñanza divina, sea que lo hagamos consciente o inconsientemente, ya que de ser así estaríamos no solo siguiendo a hombres, sino que estaríamos siguiendo una enseñanza anti-bíblica (aunque aleguen que no lo es) y es peor, cuando no se acepta ninguna responsabilidad ante sus falsas profecías:

Algunas personas dejaron de asociarse con nosotros debido a que no sucedieron cosas que ellos esperaban en el año 1975. Estas personas sucumbieron a los intereses mundanos cuando su interés en las promesas de Dios se enfrió.
— Anuario de los testigos de Jehová de 1979, pág. 75.
El estudio correcto de la profecía no solamente produce obras para el servicio a Dios, sino que hacen que sean las adecuadas.
Un importante beneficio del estudio bíblico es que las personas que trabajan dentro del Cuerpo de Cristo, ayudan a construirlo, nunca a obstaculizar su progreso. La comprensión de la culminación futura de nuestra salvación cuando regrese nuestro Señor Jesucristo debería motivarnos a una vida de productividad y pureza (Vea Tito 2:11-15).
En pocas palabras, el estudio de la profecía debe producir el vapor de la productividad en la obra de Dios. Jesús dijo:

Me es necesario hacer las obras del que me envió mientras es de día. Viene la noche, cuando ninguno puede trabajar. (Juan 9:4, SyE)

3. El problema de la indiferencia

Cuando examinamos la historia a la luz de la profecía Bíblica, nos centramos en una persona: el Señor Jesucristo y cuando lo hacemos, caemos de rodillas y le adoramos:

Adora a Dios, porque el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía. (Apocalíspsis 19:10, SyE)

El tema central de la profecía del Antiguo Testamento y la predicación del Nuevo Testamento es el evangelio del Señor Jesucristo.

La profecía, por su misma esencia va destinada a develar la belleza y dignidad de nuestro Señor y Salvador Jesucristo... Cristo no es meramente el tema central de las Escrituras, sino tambien el de la profecía.

"Cuando la adoración y la profecía no van juntas, el resultado es una mera curiosidad religiosa."
— Warren W. Wiersbe, Real Worship, 1986, pág. 81
Un estudio del libro del Apocalpsis nos lleva a reverenciar al que es el centro de la revelación: Jesucristo mismo:

y entonaban un cántico nuevo, diciendo: ¡Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos, porque fuiste inmolado, y con tu sangre nos compraste para Dios de todo linaje, lengua, pueblo y raza, y los hiciste reyes y sacerdotes para nuestro Dios, y reinarán sobre la Tierra! ... y millares de millares, que decían en alta voz: ¡Digno es el Cordero inmolado de recibir el poder, las riquezass, la sabiduría, la fortaleza, el honor, la alabanza, la bendición. (Apocalipsis 5:9-12, SyE)
El libro de Apocalipsis se refiere a Jesús como el Cordero en 28 ocasiones.
La verdadera adoración a nuestro Señor Jesucristo crea en nuestros corazones un ferviente deseo de vivir una vida santa para Él (2 Pedro 3:11).

Conclusión:

Estudiar la profecía puede aportarnos muchos beneficios: solventa el problema de la ignorancia, aumenta nuestro conocimiento de las Escrituras y nos capacita no solo en tener ideas, sino tambien en entender con claridad el programa de Dios y su plan para la eternidad. Nos habla de las consecuencias de caer en la inactividad en el servicio y la obra de Dios, y nos permite también adorar al personaje central de toda profecía: al propio Señor Jesucristo.

Posteriormente, estare publicando algunas entradas respecto a las profecías en cuanto a la segunda venida de Cristo y lo que los cristianos llamamos, el Rapto.

Si desea profundizar en este tema, vea el libro: "La cuenta regresiva al Armagedón", Ayrie/Jordán/Davis, 2000.